Conoce la Vicepresidenta de Colombia

Conoce la Vicepresidenta de Colombia

“Pensé que no tenía que estudiar, pero me

 tocó hacerlo para tener las herramientas

con las que ahora puedo ayudar a mi gente”

 Francia Márquez

 

Hace mucho tiempo que una mujer, no causaba tanto impacto en la historia de nuestro país. Desde Policarpa Salavarrieta corazón del movimiento independentista, hasta  María Cano promotora de la izquierda nacional; hoy Francia Márquez se convierte en un nuevo símbolo que empodera la mujer del siglo XXI. Afrodescendiente, mamá, abogada, ambientalista, inquieta por la cultura, líder innata, de extracción baja pero con un sentido crítico con respecto al papel de las minorías en Colombia. Estamos ante uno de los personajes más importantes para entender los cambios que ha sufrido nuestra nación en los últimos años y el papel de la mujer contemporánea en la transformación, no solo de nuestro país sino también de Latinoamérica.

Francia Márquez Mina nació en 1982, en la vereda de Yolombó en el corregimiento de La Toma en el municipio de Suárez, ubicado al norte del departamento del Cauca (Colombia).Pasó su infancia entre la casa de sus abuelos maternos y paternos, también con su mamá y sus hermanos. Su mamá trabaja como partera, también en agricultura y minería; al igual que su padre quien, además, es obrero. Tuvo una relación especial con su abuelo materno y lo recuerda siempre con afecto.

Se convirtió en madre muy joven y trabajó como empleada de servicios domésticos y también como minera artesanal. Compartió una vida familiar unida y le gustaba la danza, el canto y el teatro; pero quedó embaraza a los 16 años de un minero que había llegado a la zona. Tuvo un hijo y al poco tiempo se fue a Cali y allí quedó nuevamente embarazada. La labor de liderazgo también la vio en su abuelo y con el apoyo de su familia, empezó a desarrollar esta cualidad.

Para 1993 empezó a tomar conciencia de los derechos y las dificultades ambientales y sociales por las cuales atravesaban los pescadores, los mineros ancestrales, los agricultores y los balseros de la región. En particular, con respecto a la represa de la Salvajina, la cual se terminó de construir en 1985 para regular el agua del río Cauca. Estas acciones sociales y políticas durante más de diez años, la llevaron a ser catalogada como Defensora del Año en 2015 con el Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos en Colombia y el Premio Goldman para el medio ambiente (2018), considerado por muchos el Nobel medioambiental.

Con más de 785 mil votos en la consulta de la izquierda, Francia Márquez se convirtió en la tercera candidata más votada de todas las interpartidistas, solo superada por Petro y Federico Gutiérrez. Ese impulso electoral pesó para que fuera designada por Petro como su fórmula para la primera vuelta presidencial de mayo de 2022. Diez días después de las consultas presidenciales, Gustavo Petro anunció que Francia Márquez sería su fórmula vicepresidencial en una reunión con el Pacto Histórico en Bogotá. La pareja consiguió más de 8.500 millones de votos, el 40,33% de la votación. Dato histórico en un país recurrentemente abstencionista e indiferente ante las urnas.

Para concluir, la importancia de una mujer como Francia Márquez en las páginas de la historia colombiana reside en que ella representa la lucha del pueblo afrodescendiente y en especial el de las mujeres campesinas.  Lucha por la igualdad étnica y de género en un país que ha estado gobernado históricamente por hombres blancos de élite y educados dentro de las grandes capitales, nacionales o extranjeras. Para un país originalmente conservador, tenerla como vicepresidenta inaugura un nuevo capítulo de esta nación, en donde el concepto “vivir sabroso” restituye más de doscientos años de exclusiones, barbaries, esclavitudes e injusticias. La historia juzgará el impacto de sus acciones en el poder y su repercusión en las nuevas generaciones.

TOTAL VISITAS :23