El arte como elemento de desarrollo social
El arte como elemento de desarrollo social

El arte como elemento de desarrollo social

«Quería comenzar una revolución, usar el arte para construir el tipo de sociedad que yo misma imaginaba.» Yayoi Kusama

 

Durante años se ha demostrado que el arte es algo esencial para la supervivencia del ser no únicamente para el desarrollo de su sociedad y les voy a explicar porque.


Punto de polca, Yayoi Kusama

Si algo se aprende o memoriza en el colegio son las 100.000 épocas diferentes a lo largo de la historia y dependiendo de la materia se enfocan en el contexto social, político, económico, literario, etc. Sin embargo nunca nos han llegado a explicar la importancia del arte en cada una de ellas y para eso estoy yo. 

Nos hemos dado cuenta que en la sociedad el arte suele ser invisibilizado y poco valorado, de hecho en muy pocas ocasiones se le brinda la importancia que esta merece.

Sin importar que, el arte siempre está presente en cada una de las épocas en la historia y nos sirve como guía de comprensión a los grandes acontecimientos y pensamientos que lleva consigo cada época.


Vincent Van Gogh, Los olivos

No nos imaginamos el postimpresionismo sin Vincent Van Gogh o el impresionismo con el mayor exponente de la pintura del Barroco español Diego Velázquez e incluso Pablo Picasso, un artista completo. Pintor, también escultor, grabador y ceramista, que con su llegada nos presenta el movimiento surrealista.

Para ejemplificar mejor mi punto Pablo Picasso y sus obras conjuntas que conllevan sentimientos, protesta, dolor, libertad, etc. Era sin duda una encrucijada la de París, 1900: el orden del canon, de la academia, del gusto que se vende al público en estuches; o la libertad de los colosos. O la plétora «du charme», de las obras «bonitas», «encantadoras», que llenaban el Louvre; o trabajar dando libre curso a las propias emociones, y disponerse a sufrir el escarnio. O trabajar con aquel: «Le suplico, distinguido amigo, acepte la expresión de mi consideración más distinguida», inciso en cada cuadro, mostrando sumisión a todos los gustos; o disponerse a abrazar el exilio a cuenta de su obra, como Voltaire lo hizo a cuenta de la suya.

La Guernica 1937 Pablo Picasso
Guernica, 1937

Ni los espíritus cobardes que se apegan a los mitos enterrados de los museos, ni las imposturas de los charlatanes que han hecho de la pintura un modo lucrativo de vida, nos pueden hacer olvidar lo único importante, según Picasso: sentir la vida interior de los hombres grandes. Porque lo significativo no es tanto lo que el artista hace, como lo que el artista es. Cézanne nos interesaría un comino si hubiera vivido y pensado como un Jacques Émile Blanche, incluso si sus manzanas hubiesen llegado a ser diez veces más bonitas que las que realmente pintó. Lo que nos fuerza a interesarnos por Cézanne es su ansiedad: esa es su lección, eso lo que podemos aprender de él, según Picasso. Y lo que nos empuja a interesarnos por Van Gogh, es el drama actual de ese hombre, su soledad y una vida miserable, que ha llegado a ser el arquetipo de la aventura moderna de la creación. Todo lo demás, es prescindible; de todo lo demás, podemos avergonzarnos.

Como estos grandes artistas no hay pocos, son miles y millones los que con su llegada nos exponen formas y visiones diferentes de ver y expresar el mundo que nos rodea o incluso nuestro mundo interior.


Bodegón con dado (1923)

El arte no promueve ideas promueve ideales y convicciones que nos guían a la construcción de un pensamiento en busca de mejorar nuestro ser para que la sociedad progrese con nosotros. Él arte expresa, crítica, crea y más, podría ser la solución a muchos problemas el arte es paz y libertad incluso conciliación, si bien su comunidad como todas no es perfecta, en ella se entiende cosas como la diversidad y aceptación del pensamiento sin importar raza, género, etnia o incluso orientación sexual es una comunidad diversificada que se rige por los principios de una sociedad utópica que todos deseamos.

 

«El arte no reproduce aquello que es visible sino que hace visible aquello que no siempre lo es.» Paul Klee