Alicia en el país de los números

MALDITAS MATEMÁTICAS
Alicia en el país de los números
Carlo Frabetti

 

Alicia en el país de los números es una novela didáctica en donde su personaje principal, Alicia, a pesar de odiar las matemáticas y creer que aprenderlas es una pérdida de tiempo, descubre lo útil y divertidas que pueden llegar a ser gracias a Lewis Carrol, personaje que con cuentos y un viaje por el país de los números logra cambiar la perspectiva acerca de las matemáticas de Alicia.

Carrol inicia explicándole a Alicia como usamos las matemáticas en la vida diaria, por ejemplo en nuestra edad o cuando contamos los dedos de nuestras manos. Luego de esto logra atraer la atención de Alicia y la invita a dar un paseo por el país de los números, en donde logra tocar temas más profundos gracias a los personajes de dicho lugar.

Inicialmente se encuentran con los naipes que sirven a la reina, los cuales tienen serios problemas al pintar en partes iguales 7 arbustos, con ellos, Alicia logra ver que es un número par, impar y primo. No poco después de esto se encuentra con el conejo blanco, el cual le ayuda a entender que sí es posible tener menos que nada, por ejemplo, cuando debes un par de manzanas a alguna persona, eso sería como tener -2 manzanas, las cuales son menos que 0.

Luego de ello, se adentran en el laberinto del minotauro, en donde para lograr escapar, debe hacer uso de las tablas de multiplicar, las cuales aprende a usar sin necesidad de utilizar su memoria, al contrario, con un método mucho más práctico y creativo. Al salir de dicho laberinto, encuentra al sombrerero loco, el cual con su divertida forma de ser, explica a Alicia el origen de lo que conocemos como unidades, decenas y centenas.

Al final de la historia, con amigos como la sonrisa flotante, la tortuga, y el matemago, Alicia aprende a usar de una forma muy entretenida las matemáticas, como por ejemplo en el cuadro mágico, los conejos de Fibonacci, o las divertidas y curiosas propiedades de los exponentes.

Luego de este gran viaje, Alicia despierta en la silla de un parque, con una visión completamente diferente de las matemáticas a la que tenía antes. A tal punto, que regaña al guardia por decir que las matemáticas eran aburridas.

Reseña por | Cristian Hernando González Runza