MEDICAMENTO ERRÓNEO

MEDICAMENTO ERRÓNEO

Era un día de mucho trabajo en el hospital como siempre, pero hubo un suceso extraño por la tarde. Llegaron 4 amigos con casos muy peculiares: Juliana llegó con faringitis, Marta con amigdalitis, Pedro con apendicitis y Rodrigo con meningitis; la enfermera Fabiola los acomodó a cada uno en una habitación mientras ella traía unos medicamentos para calmar el dolor de los pacientes. Ella se fue al laboratorio a escoger el respectivo medicamento, pero lo que no sabía es que uno de  los medicamentos que ella cogió era una  mezcla que todavía no estaba autorizada para el consumo. Fabiola les dio el medicamento normalmente a los 4 pacientes.

Ilustración: Sebastian Niviayo

El  primero en sentirse raro fue Rodrigo, empezó a sentir que se volvía más pequeño y gordo. Asustado salió de la habitación en busca de ayuda, pero cada vez que trataba de decir algo no le salían las palabras, Rodrigo estaba muy confundido y asustado al no saber qué era lo que estaba pasando. Siguió corriendo por todo el hospital hasta que vio su reflejo en un espejo, “soy un puerco, esto no puede estar pasando” pensaba Rodrigo. Corrió hasta la habitación de Juliana, su mejor amiga, para ver si ella podía ayudarlo. Cuando llegó a donde su mejor amiga, trató de llamarla pero recordó que era un puerco y no podía hablar, Rodrigo se acercó hasta la camilla de juliana y la toco en el brazo, ella al sentir ese roce volteó a ver, al ver a un puerco salió gritando y corriendo por la habitación.

Rodrigo, triste, fue a buscar las otras habitaciones de sus amigos, a cada uno lo tocó para pedir ayuda, pero todos reaccionaban de la misma forma que Juliana, salían asustados de la habitación. Lo que Rodrigo no sabía era que su “enfermedad” era contagiosa, cada persona que le tocaba se convertiría en un animal. Juliana se convirtió en una cabra, Marta en una serpiente y Pedro en una gallina. Ninguno de ellos sabía que era lo que estaba pasando, trataban de hablar pero ninguno podía, lo que ellos no sabían era que se podían comunicar a través de la mente, Rodrigo se encontró a sus 3 amigos y trató de explicarles que era lo que estaba pasando, les contó que el medicamento que les dio la enfermera Fabiola tenía algo que los convirtió en animales.

Ya tranquilos fueron a buscar a Fabiola para comentarle que era lo que les estaba sucediendo a ellos, caminaron y caminaron por un largo rato en el hospital hasta que la encontraron, Fabiola al principio se asustó al ver unos animales rondando el hospital, pero Pedro le dijo mentalmente que algo en el medicamento que ella le dio  a Rodrigo los había cambiado, Fabiola al escuchar eso, se asustó mucho al no saber si había alguna cura para eso, pero en ese momento se le ocurrió llamar al mejor médico del mundo, William Rojo.

Fabiola cogió a los animales rápidamente y los llevó donde el doctor William, Fabiola le explico todo lo sucedido con los 4 amigos al doctor. William rápidamente saco una muestra de sangre de cada uno para determinar qué era lo que había pasado, al analizarlo, concluyó que la enfermera les había dado un nuevo medicamento en estado de prueba, ese medicamento fue creado para que el ser humano o un animal pudiera cambiar de forma. El doctor William creó una inyección en un par de horas que curaría a los 4 animales, lo probó primero en Rodrigo y funcionó, se la inyectó luego a cada uno y todos se volvieron otra vez humanos.

Esa tarde no solo fue una experiencia extraña para los 4 amigos, sino que también ayudaron a crear  una nueva “poción” que ayudaría a los humanos en diferentes formas.

Por:

 Ana María Soto

   Natalia Saavedra 9C