Las novedades de la lengua

LAS NOVEDADES DE LA LENGUA

El uso que le damos a diario a nuestro idioma es parte de nuestra identidad, así como la necesidad que tenemos de comunicarnos en diferentes contextos, por medio del uso de los diversos medios de comunicación que han venido incrementado con el pasar de los años. Todo esto teniendo en cuenta la implementación de nuevas tecnologías para lograr una forma de comunicarnos de manera oportuna y eficaz en algunos casos.

Por lo anterior, es importante que estemos actualizados con las novedades de nuestra lengua, recientemente la real academia de la lengua española (RAE) y  la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE); publicaron La Ortografía de la lengua española (2010) que tiene como objetivo describir el sistema ortográfico de la lengua española y realizar una exposición particular de las normas que rigen hoy la correcta escritura del español   y La Nueva gramática de la lengua española (2009-2011), primera gramática académica desde 1931, publicada en tres volúmenes, la obra se articula en tres partes fundamentales: una dedicada a la morfología, que analiza la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones; otra a la sintaxis, que se ocupa de la forma en que se ordenan y combinan, y la dedicada a la fonética y fonología, que estudia los sonidos del habla y su organización lingüística. En estas obras se actualiza el uso de la lengua en algunas cuestiones que es necesario conocer, para hacer un buen uso de nuestra lengua en los diferentes contextos y es por esto que presentaré a continuación algunos de los cambios que se publicaron en las dos obras y otros aspectos importantes a tener en cuenta a la hora de escribir.

Un solo nombre para cada letra

La nueva edición de la ortografía, pretende promover hacia el futuro un proceso de convergencia en la manera de referirse a las letras del abecedario, razón por la que recomienda para cada una de ellas, una denominación única común. El nombre común recomendado es el que aparece en la relación siguiente debajo de cada letra.

a, A

b, B c, C d, D e, E f, F g, G h, H

i, I

a

be ce de e efe ge hache

i

j, J

k, K l, L m, M n, N ñ, Ñ o, O p, P q, Q
jota ka ele eme ene eñe o Pe

cu

r, R

s, S t, T u, U v, V w, W x, X y, Y z, Z
erre ese te u uve uve doble equis ye

zeta

En español, cuórum y Catar, en lugar de quórum y Qatar

Los préstamos de otras lenguas, sean latinismos o extranjerismos, cuya grafía etimológica incluya una “q” que por sí sola represente el fonema /k/, si se adaptan al español, deben sustituir esa “q” por las grafías propias de la ortografía española para representar dicho fonema. En aplicación de esta norma, voces inglesas como quark o quasar, o latinas como quorum o exequatur, deben escribirse en español cuark, cuásar, cuórum y execuátur. En caso de mantener las grafías etimológicas con “q”, estas voces han de considerarse extranjerismos o latinismos no adaptados y escribirse por ello, en cursiva y sin tilde.

El adverbio solo y los pronombres demostrativos, sin tilde

Se podrá prescindir de la tilde en estas formas incluso en casos de ambigüedad. La recomendación general es, la de no tildar nunca estas palabras. Las posibles ambigüedades pueden resolverse casi siempre por el propio contexto comunicativo, en función del cual solo suele ser admisible una de las dos opciones interpretativas. Los casos reales en los que se produce una ambigüedad que el contexto comunicativo no es capaz de despejar, son raros y rebuscados, y siempre pueden evitarse por otros medios como el empleo de sinónimos (solamente o únicamente, en el caso del adverbio solo), una puntuación adecuada, la inclusión de algún elemento que impida el doble sentido o un cambio en el orden de palabras que fuerce una única interpretación.

 

Normas de escritura de los prefijos: exmarido, ex primer ministro

Se escriben siempre soldados a la base a la que afectan cuando esta es univerbal, es decir, cuando está constituida por una sola palabra, ejemplos: antiadherente, antirrobo, antitabaco, exalcohólico, exjefe, exministro, exnovio.

Se unen con guion a la palabra base cuando esta comienza por mayúscula, de ahí que se emplee este signo de enlace cuando el prefijo se antepone a una sigla o a un nombre propio univerbal, ejemplos: anti-ALCA, mini-USB, pos-Gorbachov, pro-Obama, también es necesario emplear el guion cuando la base es un número, con el fin de separar la secuencia de letras de la de cifras: sub-21, super-8.

Se escriben necesariamente separados de la base a la que afectan cuando esta es pluriverbal, es decir, cuando está constituida por varias palabras, ejemplos: ex relaciones públicas, anti pena de muerte, pro derechos humanos.

Así pues, un mismo prefijo se escribirá soldado a la base, unido a ella con guion o completamente separado en función de los factores arriba indicados.

La conjunción /o/ siempre sin tilde, incluso entre cifras

La conjunción o se escribirá siempre sin tilde, como corresponde a su condición de palabra monosílaba átona, con independencia de que aparezca entre palabras, cifras o signos.

Dobles participios: imprimido/impreso, freído/frito, proveído/provisto

Los únicos verbos que en la lengua actual presentan dos participios, uno regular y otro irregular, son imprimir (imprimido/impreso), freír (freído/frito) y proveer (proveído/provisto), con sus respectivos derivados. Los dos participios pueden utilizarse indistintamente en la formación de los tiempos compuestos y de la pasiva perifrástica, aunque la preferencia por una u otra forma varíe en cada caso.

  • Hemos imprimido veinte ejemplares / Habían impreso las copias en papel fotográfico.
  • Nos hemos proveído de todo lo necesario / Se había provisto de víveres abundantes.
  • Las empanadas han de ser freídas dos horas antes / Nunca había frito un huevo.

Doble negación: no vino nadie, no hice nada, no tengo ninguna

En español existe un esquema particular de negación, que permite combinar el adverbio no con la presencia de otros elementos que tienen también sentido negativo, ejemplos: No lo haré jamás; No lo sabe nadie; No tiene sentido nada de lo que dice; No es actor ninguno de ellos; No lo conseguirá en su vida; No lo perdonaría ni su padre. La concurrencia de esas dos «negaciones» no anula el sentido negativo del enunciado, sino que lo refuerza.

Los ciudadanos y las ciudadanas, los niños y las niñas

Este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico. En los sustantivos que designan seres animados existe la posibilidad del uso genérico del masculino para designar la clase, es decir, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: Todos los ciudadanos mayores de edad tienen derecho a voto.

La mención explícita del femenino solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto, Ejemplo: El desarrollo evolutivo es similar en los niños y las niñas de esa edad. La actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina, va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas. Por tanto, deben evitarse estas repeticiones que generan dificultades sintácticas y de concordancia, y complican innecesariamente la redacción y lectura de los textos.

Tilde en las mayúsculas

Las letras mayúsculas deben escribirse con tilde si les corresponde llevar tilde según las reglas de acentuación gráfica del español, tanto si se trata de palabras escritas en su totalidad con mayúsculas como si se trata únicamente de la mayúscula inicial.

La Real Academia Española nunca ha establecido una norma en sentido contrario. La acentuación gráfica de las letras mayúsculas no es opcional, sino obligatoria, y afecta a cualquier tipo de texto.

Palabras como guion, truhan, fie, liais, etc., se escriben sin tilde

Un grupo limitado de palabras que tradicionalmente se habían escrito con tilde por resultar bisílabas (además de ser agudas terminadas en -n, -s o vocal) pasan a considerarse monosílabas a efectos de acentuación gráfica, conforme a su pronunciación real por otra gran parte de los hispanohablantes —los que articulan esas mismas combinaciones como diptongos o triptongos—, y a escribirse, por ello, sin tilde, ya que los monosílabos no se acentúan gráficamente, salvo los que llevan tilde diacrítica.

Las palabras afectadas por este cambio son formas verbales como crie, crio, criais, crieis y las de voseo crias, cria (de criar); fie, fio, fiais, fieis y las de voseo fias, fia (de fiar); flui, fluis (de fluir); frio, friais (de freír); frui, fruis (de fruir); guie, guio, guiais, guieis y las de voseo guias, guia (de guiar); hui, huis (de huir); lie, lio, liais, lieis y las de voseo lias, lia (de liar); pie, pio, piais, pieis y las de voseo pias, pia (de piar); rio, riais (de reír); sustantivos como guion, ion, muon, pion, prion, ruan y truhan; y ciertos nombres propios, como Ruan y Sion.

Para concluir, lo presentado aquí solo son algunas cuestiones de las muchas que han cambiado y que seguramente seguirán cambiando la manera en la que usamos la lengua y la forma de expresarnos a través de la misma , por esta razón la RAE recientemente ha buscado estar más cerca de los hispanohablantes para aclarar las dudas del uso de la lengua española, a través de la página de internet www.rae.es , de la red social twiter por medio de la etiqueta #RAEConsultas y de las aplicaciones en línea o descargables del diccionario de la lengua española.

Referencias

Real Academia Española. (12 de marzo de 2017). Obtenido de http://www.rae.es/

Nueva gramática de la lengua española (2009). (17 de marzo de 2017). Obtenido de Nueva gramática de la lengua española (2009): http://aplica.rae.es/grweb/cgi-bin/buscar.cgi

Real Academia Española, A. d. (2010). Ortografía de la lengua española. Madrid: Espasa Calpe.