LA IMPORTANCIA DE LAS PAUSAS ACTIVAS

Las pausas activas son breves descansos durante la jornada laboral o académica que sirven para recuperar energía, mejorar el desempeño y la concentración en las tareas, a través de diferentes ejercicios. Las pausas activas pueden realizarse varias veces al día en espacios de 5 a 10 minutos. Estos ejercicios permiten descansar los músculos que más se usan, dependiendo de la actividad que se realice, así mismo, evitan enfermedades como el estrés, la fatiga visual, los dolores de espalda, el túnel carpiano, entre otros.

¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de realizar pausas activas?

1 – La respiración debe ser lo más profunda, lenta y rítmica posible.

2 – Relájate mientras pones en práctica el ejercicio elegido.

3 – Realiza ejercicios de movilización en la articulación antes del estiramiento.

4 – Concéntrate en sentir el trabajo de los músculos y las articulaciones que vas a estirar.

5 – Siente el estiramiento y consérvalo activo entre 5 y 10 segundos.

6 – No debe existir dolor, debes sentir el estiramiento que estás provocando.

7 – Idealmente, realiza el ejercicio antes de sentir fatiga, puede ser cada dos o tres horas durante la jornada.

8 – Elige en primer lugar ejercicios para relajar la zona del cuerpo donde sientes que se acumula el cansancio.

9 – Para que un ejercicio sea realmente beneficioso debes hacerlo suavemente y acompañado de la respiración adecuada.

Algunos ejercicios para realizar a media mañana pueden ser los siguientes: