Redes que informan y desinforman: ¿Sabes reconocer la veracidad de la información que lees en redes?

https://www.20minutos.es/noticia/4169153/0/como-combatir-las-fake-news-del-coronavirus/.

Desde asteroides que impactarán la tierra hasta el contagio inminente de virus han sido algunas de las noticias expuestas últimamente en redes sociales como Facebook, twitter, gooogle, etc. Las cuales han generado pánico colectivo gracias a las miles de personas que comparten dicha información sin verificar previamente la veracidad de las mismas.
Es común escuchar en espacios cotidianos como el aula de clase o el descanso niños, niñas y jóvenes comentando sobre estos temas mediáticos y dando su punto de vista frente a este tipo de “información”, que muy pocas veces se pone en cuestionamiento y que por el contrario se asume como real sumándose a una cadena de desinformación que muy difícilmente logra romperse.
Por tal razón, surge la necesidad de invitar a la comunidad educativa en general a tomar una postura responsable frente al uso de redes y la información que circula en ellas para no caer en “la trampa”.
Es importante en primer medida tener una postura objetiva frente a lo que se lee en redes, no se considera saludable quedarse con la primera lectura de la información que nos están exponiendo, una relectura al texto o a la imagen nos ayudará a encontrar pequeñas pistas que nos llevaran a determinar la veracidad o no de la misma; falta de coherencia y cohesión en el texto, faltas de ortografía constantes, imágenes borrosas o que demuestren “montaje”, ausencia de fuentes confiables o referencias son algunas de los indicios que nos pueden ayudar a identificar si estamos o no frente a una información real o manipulada.
De igual manera, es de gran ayuda consultar páginas especializadas y fuentes oficiales para contrastar información y verificar si los argumentos sobre los que se sostiene la noticia son falacitos o aluden a la subjetividad del posible autor, de ser así es mejor abstenerse de compartirlos y por el contrario hacer el ejercicio de ayudar a aclarar la información con los datos que nos suministran las páginas expertas en los diferentes temas.
Es responsabilidad de todos colaborar en la construcción de espacios de información real, el uso de las redes y todo lo que allí circula debe volverse un tema ético en el que se establezcan bases de respeto por la verdad y la claridad.
Desde el espacio de aula, de descanso, es allí en donde debe surgir esta ética del cuidado de la palabra, de evitar los juicios negativos o falsos que se emiten en contra de una persona o de una institución y que se propagan sin medir las consecuencias, se trata de un ejercicio de auto-cuidado y de cuidado hacia quienes nos rodean el hacer de la acción de la información un tema de respeto y solidaridad.
Finalmente, para que la situación de desinformación en redes a nivel ambiental, política, social, etc, pueda mitigarse es necesario reconocer nuestra responsabilidad como lectores e invitar a nuestros niños, niñas y jóvenes a tener una actitud no únicamente como sujetos receptores de información, también es necesario que logren reconocerse como productores reales de pensamientos de cambio. Es necesario escuchar y tener en cuenta las opiniones de quienes conforman nuestro entorno.
Es urgente fortalecer día a día las habilidades para discernir, argumentar, reflexionar y sobre todo a entender que todos vivimos en un mundo que nos necesita en colectivo y no en individual.
Entre todos podemos ser propagadores de información sin desinformación.