Antes ver televisión era una cosa, ahora Netflix es una aglomeración de posibilidades sin restricción.

En el marco de una era multicultural, hipertextualizada y tecnológica sin restricción, Netflix se presenta como una plataforma fuera de control para los padres de familia.

Leemos permanentemente la realidad, desde la semiótica interpretamos todo: los rostros, los gestos, los contenidos entre otros; sin embargo, desde que Marc Randolph y Reed Hastings diseñaron esta plataforma en 1997 la forma de ver televisión en casa sufrió una transformación.

Años anteriores, las personas estaban acostumbradas a las parrillas ofrecidas por los canales en donde se encontraban programas más familiares, telenovelas y algunas series infantiles, actualmente la multiplicidad de hipertextualidad continua ha generado una variedad sin restricciones para toda la teleaudiencia sin control alguno.

Por lo tanto, nos preguntamos ¿Qué tanto pasa usted viendo Netflix? ¿Conoce como padre los contenidos que observan sus hijos? ¿Es productivo lo que observa como familia?

De ahí la reflexión, sobre qué opinan las personas acerca de las series que no están siendo controladas para el público juvenil y además la aglomeración de contenidos sin sentido, ofertando estereotipos relacionados con el mundo light adornado de drogadicción, narco-novelas, vulgaridad, asesinatos entre otros.

Es por esto, que esta reflexión nos conlleva a discernir entre qué tanto se toma el control en casa y fundamentalmente en qué tanto estamos siendo observadores permanentes de lo que están contemplando nuestros hijos a través de las pantallas.

Eliana Sandoval Mora

Post Author: Eliana Sandoval